OSV: a todo gas

Frank Leibold, director de marketing y ventas de Opel Special Vehicles (OSV), ya lo profetizó hace dos años en Opel Post: “La cuota de mercado de los vehículos con GLP se multiplicará en los próximos años”. La tendencia actual en Europa le da la razón de forma impresionante: en 2014 Opel ha recibido 40.000 pedidos de vehículos con propulsión de autogás; el doble que en 2013.

La primera piedra para este éxito se puso en 2009 en OSV. Con el Corsa GLP Ecoflex, el equipo ofrecía por primera vez un Opel salido de fábrica —de la nave M55 de Rüsselsheim—, con la llamada propulsión de autogás. Hasta ese momento, los clientes tenían que recurrir a empresas especializadas para cambiar el sistema de propulsión. Ahora, la construcción en fábrica le garantiza al propietario que su vehículo cumplirá los requisitos de calidad y seguridad que cabe esperar de un Opel, a la vez que también le asegura poder disfrutar oficialmente de la garantía de fabricante completa.

La mayoría de adeptos al autogás son italianos
Si examinamos el caso de Polonia, veremos cómo puede repercutir esto a largo plazo: desde que existen las soluciones GLP de fábrica, la cuota de Opel en el mercado nacional de automóviles se ha triplicado, y actualmente es del 9%. En comparación con 2013, la demanda de modelos Opel con GLP se ha multiplicado por cinco en 2014.

Pero el mayor mercado de ventas es Italia: nada menos que tres cuartas partes de todos los GLP de Opel son pedidos llegados de la bota de Europa. Solo en 2014, el volumen de ventas de la marca creció en este segmento un 20%, cifra que dobla la del resto del mercado italiano. ¿Cuál es el motivo de ese auge en Italia? “Las buenas subvenciones estatales y la legislación en esa línea seguro que tienen mucho que ver”, explica Ilona Köhler, responsable de marketing de OSV. “Por ejemplo, en algunas ciudades, cuando la contaminación es muy elevada, solo está permitido circular por la calle con vehículos de GLP y GNC”.

 

2013-47-B2-8733

Actualmente, hay nueve modelos Opel disponibles con propulsión líquida. A los que en 2015 se sumará el Corsa, por supuesto. En la foto aparece todavía el modelo anterior.

 

Corsa GLP revoluciona toda Europa, y el Mokka le sigue
Pero la demanda de GLP también crece en otros rincones de Europa. En los países de la zona sudeste, por ejemplo, la demanda de modelos Opel se ha cuadruplicado. La propulsión a gas también puja con fuerza en Eslovaquia, Eslovenia y la República Checa. En el último año Opel también ha podido incrementar su cuota en el mercado portugués de GLP del 20% al 45%, respecto al año anterior. Y también se percibe una evolución positiva en España después del acuerdo de cooperación entre Opel y el grupo español Repsol.

En los Países Bajos, los modelos Opel ya suponen un 80% de todos los vehículos GLP matriculados. Opel podría llegar a aumentar su volumen en un 20% en este mercado que, por lo demás, decrece.
En 2015 también llega el nuevo Corsa con propulsión GLP
Actualmente hay nueve modelos de la marca del relámpago disponibles con propulsión líquida. A los que en 2015 se sumará el Corsa, por supuesto. La cuarta generación ya es el Opel GLP preferido en Europa: un 54% de todos los vehículos Opel de autogás son Corsas.

En la nave M55 de Rüsselsheim se montan las unidades de GLP de los Insignia, Mokka y Zafira Tourer; el resto salen directamente de las plantas que también fabrican los modelos diésel y de gasolina. “Pero eso no nos preocupa”, asegura Frank Leibold. “A partir de cierto volumen es económicamente más viable que las plantas monten ellas mismas estos componentes”. En realidad, en OSV están orgullosos de “haber podido ser los impulsores”. Con el nuevo negocio de laminación y los vehículos especiales, como taxis, coches de policía o de bomberos, en OSV trabajan al máximo rendimiento.

GLP: el gas que más triunfa

El gas licuado de petróleo (GLP), también llamado autogás, está compuesto por propano y butano, subproductos que se obtienen principalmente de la extracción de petróleo. En comparación con un motor de gasolina, las emisiones de gases de efecto invernadero son un 15% inferiores. El autogás tiene más demanda en el mercado automovilístico europeo que el GNC (gas natural comprimido), de combustión todavía más limpia.

Opel también ofrece “de fábrica” varios modelos con la variante de gas natural comprimido (GNC). El montaje de la propulsión de autogás es más sencillo y supone un menor aumento de peso que una unidad de GNC. Además, los coches con GLP son algo más económicos que las variantes de GNC equivalentes. Eso sí, los costes de funcionamiento de un vehículo propulsado por GNC son imbatibles.