El as
del campeón del mundo

Cuando Walter Röhrl habla de su antiguo mecánico jefe de Opel, la leyenda del automovilismo se acelera al hablar de la “locura en la maleza del África Occidental”. Octubre de 1982: el rali de Costa de Marfil es la penúltima carrera del Campeonato del Mundo y ha comenzado hace pocas horas. Röhrl (Ascona 400) y su contrincante Michèle Mouton (Audi Quattro) disputan un duro duelo por la victoria en los tramos y en la clasificación general. “Y entonces se me rompió el eje trasero en mitad de la selva”, señala Röhrl.

RÖHRL NO PUEDE SEGUIR, QUE VAYA FABIAN
Es una catástrofe. Pronto le rodean los periodistas de la caravana de prensa para preguntarle qué se siente al perder el Campeonato del Mundo. “Recuerdo cómo intentaba aparentar calma hacia afuera, pero en realidad me sentía derrotado”. La única esperanza de Röhrl: “Que venga Herbert pronto y arregle esto”.

El milagro sucede y el resultado es historia: en condiciones dificilísimas, el equipo de reparaciones y el mecánico jefe Herbert Fabian consiguen montar un nuevo eje trasero en el Ascona 400, Röhrl y su copiloto Christian Geistdörfer consiguen ganar la carrera y con ella el Campeonato del Mundo para Opel.

02_Freisteller

1971, Herbert Fabian, mecánico jefe de Opel para Automovilismo.

 

Walter_frei

1973, Walter Röhrl, conductor de Opel.

“Como compañero de viaje, Herbert era el número uno. Jamás perdía la calma, ni siquiera con las averías técnicas más delicadas”, afirma Röhrl. “Era quien solucionaba los problemas, en él se apoyaban todos los demás. Y eso es justo lo que se necesita si quieres estar entre los grandes”.

MÍSTER MODESTIA
Herbert Fabian, de 81 años, quita importancia al cumplido. “En aquel momento, Walter estaba en el punto álgido de su potencial como piloto; yo simplemente hacía mi trabajo como siempre”. Una buena dosis de modestia para quien, hasta su retirada en 1992, se encargó de poner en marcha el automovilismo en Opel durante un cuarto de siglo.

71026_Rallye Weltmeisterschaft 1982 Die Bandama an der Elfenbeinküste bringt die Entscheidung und Opel die Weltmeisterschaft 1982. Walter Röhrl und Christian Geistdörfer auf Opel Ascona B

1982, el Campeonato del Mundo de Ralis se decide en Costa de Marfil: Walter Röhrl y su copiloto Christian Geistdörfer en un Ascona B aceleran después de las reparaciones de Herbert Fabian.

 


70942_Rallye Saison 1974 Bei der Rallye d`Ypres macht die Vorderachse Probleme. Einer der wenigen Defekte, die sich der Ascona A in diesem Jahr leistet 2

1974, rali de Ypres, Bélgica: el eje delantero daba problemas. Uno de los pocos fallos que sufrió el Ascona A aquel año. El equipo de reparaciones de Herbert Fabian (en primer plano con el neumático) se pone manos a la obra.

 


 

En la empresa desde 1963, primero como piloto de pruebas y luego como mecánico, Fabian se lanzó al mundo de los coches de carreras de Opel poco después. En 1967 asistió a la pareja Hans Beck y Herbert Heuser, que en un Kadett B 1,1 corrieron, entre otros, el rali dei Fiori. El trabajo de Fabian: llenar el depósito, cambiar los neumáticos y, cuando algo se atascaba o se rompía, hacer un diagnóstico y repararlo rápidamente.

INSOMNE EN ITALIA
Los ratos libres se limitaban a menudo a una siesta al borde de la carretera o en la zona reservada a los pilotos. Hasta entrada la noche, Fabian se encargaba de cuidar el motor, cambiar amortiguadores, cables, tubos “y hasta dejaba el coche radiante como un limpiacoches”.

70907_ Rallye dei Fiori, Italien, 1967 siegen Hans Beck & Herbert Heuser, beide Mitarbeiter der Opel-Versuchsabteilung auf Opel Kadett B Coupe in ihrer Klasse vor Dieter Lambart & Vogt

1967, rali dei Fiori, Italia: Hans Beck y Herbert Heuser (de izquierda a derecha), empleados del departamento de pruebas de Opel, se suben a un Kadett B cupé.

 


fm2 1x

Comienzos de los 70, Rüsselsheim: mecánicos y constructores del desarrollo de vehículos y motores de Opel alrededor de los motores de flujo cruzado de 2 litros. Herbert Fabian está a la izquierda.

 


 

Unfall bei der Akrolpolis 1975

1975, rali de Acrópolis, Grecia. Por poco: este era el aspecto del coche de Fabian tras el accidente.

 

Y así siguió. De los 365 días del año, Herbert Fabian pasaba la mitad de gira con Opel, un año tras otro. Disfrutaba el circuito, tenía mucho de aventura. Por ejemplo, el rali Tour d’Europe: 15.000 kilómetros en doce días atravesando los Balcanes, Kuwait, el norte de África, Europa Occidental y con meta final en Travemünde. El peligro formaba parte del día a día. En el rali Acrópolis, a mitad de los 70, el coche de servicio de Fabian chocó con un camión de hormigón y, en el último segundo, Fabian saltó del asiento del piloto al del copiloto para salvar la vida.


Opel Classic_149_

El gato del coche también hay que arreglarlo. Fabian, con zapatillas y chándal, cuida de su equipo durante un rali.

 

fm9 1x

A principios de los setenta, veteranos del automovilismo de Opel: Herbert Fabian (derecha), Jochen Berger (centro) y Friedel Meuer.

 

 

 

En la familia Opel Automovilismo también era conocida la vena cómica de Fabian. Como cuando, comprobando el cableado en un rali, echó el humo del cigarro por una boquilla de aire del salpicadero. “Nunca, ni antes ni después, he visto a un electricista salir tan rápido de un Opel para desconectar la batería”.

OPEL EN EL CORAZÓN Y EN EL DÍA A DÍA
Todo eso fue posible porque su familia estaba orgullosa de Herbert Fabian y le daban plena libertad. “Somos todos de Opel, de corazón y en nuestra vida diaria”, afirma. Su padre, Wilhelm, trabajó en Rüsselsheim desde 1924. Hoy en día, su hijo Thomas (Powertrain) y su nieto Lars (mecatrónica de automoción) también trabajan en la empresa.

203964_Motorsport Rallye 70er JahrenOpel Admiral mit Heck eines D-Rekord Caravan, 1974nv.l.n.r. Bernhard Zech & Herbert Fabian

1974, Bernhard Zech y Herbert Fabian (de izquierda a derecha) se ocupan de su coche de servicio, un Admiral con la parte trasera de un Rekord D Caravan.

 

 

Opel Classic_150_

El equipo de Opel alrededor del piloto de ralis Jean-Pierre Nicolas (centro); Herbert Fabian está a la derecha. Esta foto autografiada pertenece al archivo privado del compañero de Opel Classic Jens Cooper.

 


Tras la victoria en el Campeonato de Europa de Ralis de 1974. El equipo Opel con Walter Röhrl, Jochen Berger (2.º por la derecha) y Herbert Fabian (3.º por la derecha) junto al Ascona A.

 


258477_Zum zweiten mal gewinnen Walter Röhrl und Christian Geistdörfer auf Opel Ascona B 400 Rothmans die Rallye Monte Carlo und werden auch Weltmeister. (1982)

1982, Montecarlo: Walter Röhrl y Christian Geistdörfer ganan por segunda vez el rali de Montecarlo en un Ascona B 400 Rothmans y se convierten en campeones del mundo.

 

 

Para Fabian, la época “más emocionante y exitosa” fue su colaboración con Walter Röhrl. Fue él quien le asistió en 1974 en su camino hasta lograr el Campeonato de Europa en el Ascona A. “Los años hasta el triunfo en el Campeonato del Mundo de 1982 fueron muy intensos”, cuenta Fabian. “Trabajo duro, fracasos, dudas… Pero también muchas conversaciones, confianza mutua y diversión, todo al mismo tiempo”. Mantienen la amistad hasta hoy. Cuando hace poco Röhrl compró el GT restaurado por Fabian, la entrega se realizó en el taller de Opel Classic.

ESTA VEZ NO LO NIEGA
En este encuentro, el antiguo campeón de ralis afirmó: “Opel está otra vez en disposición de fabricar vehículos competitivos, para la carretera y para la pista. Con empleados que representen el espíritu de la marca podremos continuar en la senda de aquellos tiempos gloriosos”. Esta vez, su mecánico jefe no rechaza los cumplidos. Herbert Fabian ríe y asiente.